Informa El País que varios extranjeros a los que la revuelta tuareg les encontró en el norte de Malí fueron ayudados a salir del país mientras eran perseguidas por miembros de grupos islamistas.