La presente crisis en Malí ha provocado el flujo de refugiados procedentes de Malí hacia Mauritania. Alrededor de 55.000 residen en campamentos de refugiados al este del país, donde un elevado número de niños sufren casos de malnutrición y malnutrición severa. El número de refugiados totales podría elevarse a 200.000 habitantes.

Los problemas de sequía en el Sahel han llevdo a muchos mauritanos a registrarse como refugiado maliense para recibir comida.